¡Veganiza tus recetas favoritas!

¡Hola amigos!
Hoy les dejo algo diferente: una tabla de equivalencias para que puedan reemplazar los ingredientes de sus recetas favoritas y así las puedan veganizar. ¡Atrévanse!
1 taza de leche de vaca
1 taza de leche de soya (Si eres alérgico a la soya, puedes usar leche de arroz o de coco)
1 taza de mantequilla (224 grs.)
¾ taza manteca vegetal (168 grs.)
O
¾ taza de aceite de canola (En este caso hay que disminuir la cantidad de líquido en la receta)
1 huevo
1 cucharada de linaza molida + 3 cucharadas de agua (Se mezcla bien y se deja reposar 5 minutos en el refrigerador)
O
¼ taza de yogurt de soya
O
¼ taza de manzana rallada (Funciona bien en queques)
O
1 papa cocida y molida (Funciona bien en budines)
O
1/2 cucharada de maicena disuelta en 1/4 taza de leche de soya. Calentar en una olla a fuego medio hasta que espese. Dejar enfriar.
Yogurt  natural
Si no tienes pajaritos para hacer yogurt, a la preparación anterior se agrega un chorrito de vinagre blanco.

Bollitos de carne vegetal al romero

Relleno:
1 taza de carne vegetal (deshidratada)
1/2 cebolla picada fina
1 diente de ajo (opcional)
Pimentón en cubitos
Aceite
1 cucharada de salsa de soya
Pimienta y comino a gusto

Masa:
2 tazas de harina sin polvos de hornear
2 cucharadas de aceite vegetal
2 cucharadas de linaza molida
1 pizca de sal
1 cucharada de romero (seco o fresco)
Agua

Preparación:
Relleno:
Sofreír la cebolla y el ajo hasta que la cebolla esté transparente. Agregar el pimentón, la carne vegetal previamente hidratada, la salsa de soya y los aliños. Dejar cocinar hasta que se hayan impregnado todos los sabores.
Masa:
Mezclar la linaza con 6 cucharadas de agua y dejar reposar en el refrigerador. Esto servirá para ligar la masa. En un recipiente aparte, mezclar los ingredientes secos y luego agregar el aceite, la mezcla de linaza. Mezclar y agregar de a poco agua hasta que la masa tenga consistencia. Amasar hasta conseguir una masa elástica.
Con un uslero, formar círculos de masa del tamaño de una taza de té. Rellenar con la carne vegetal y cerrar en forma de paquete. Apretar muy bien con los dedos para que no se abran. Calentar aceite y freír hasta que estén dorados. Retirar y servir. También se pueden hacer al horno si se quiere evitar la fritura.

Cupcakes de chocolate y moka

¡Qué mejor en estos días de frío que hacer cupcakes para compartir! 

Ingredientes:

2 ¼ tazas de harina
1 ½ taza azúcar rubia
1 ½ taza de chocolate amargo en polvo
1 ½ cucharadita de polvos de hornear
¾ cucharadita sal
¼ taza aceite vegetal
1 ½ cucharadita esencia de vainilla
1 ½ cucharadita vinagre de vino blanco o de manzana
1 ½ taza de leche de soya o de coco a temperatura ambiente (o agua)
Preparación:
Mezclar muy bien todos los ingredientes secos y después agregar de a uno los húmedos. Poner en moldes enmantequillados y enharinados o en cápsulas. Cocer en horno medio (180°) por 45 minutos.
Dejar reposar 5 minutos y desmoldar. Es mejor dejar enfriar antes de cubrir y decorar ya que esto evita que la crema se derrita o se ponga pegajosa.
Crema:
Ingredientes:
1 cucharada de margarina vegetal a temperatura ambiente (blanda)
¼ taza de leche de soya o de coco (o agua)
Azúcar flor
Preparación:
Batir la margarina con la leche hasta que se forme una crema y luego agregar de a poco el azúcar, hasta que quede una crema firme. Agregar una cucharada sopera de café ( yo prefiero usar café de grano). Cubrir con un plástico o paño y dejar reposar media hora en el refrigerador.
Para cubrir los cupcakes, puedes sumerjirlos al revés en la crema y luego terminar la decoración usando una espátula o un tenedor. Si no, puedes usar una manga de repostería. Agregar decoración a gusto y esperar a que la crema se seque.

Ensalada de garbanzos

¿Quieres algo fresco, rico y nutritivo?
Ingredientes: (para 3 porciones)
1 taza de garbanzos (remojados, cocidos y colados)
Lechuga
Tomate
Cebolla (suavizada)
Zanahoria rallada
Perejil
Sal y pimienta a gusto
Eneldo

Preparación:

Lavar y picar las verduras, mezclar en un recipiente junto con los garbanzos y luego sazonar con sal, pimienta y eneldo. Dejar reposar aproximadamente media hora para que los sabores se mezclen. Por supuesto que puedes ocupar las verduras que más te gusten y cambiar los garbanzos por porotos negros o incluso lentejas. 😉

Leche de soya casera

Y nos vamos con la primera receta. La leche de soya que se comercializa en Chile no es muy barata que digamos y a veces no hay en el supermercado. Además, a varias personas no les agrada que sea tan dulce. Puedes hacer tu propia versión a un costo muy bajo y adaptarla según tus gustos y necesidades. Lo mejor, ¡sin preservantes! Los porotos de soya los puedes encontrar en cualquier tostaduría y el precio es de alrededor de $800 el kilo. Una taza de protos rinde para un litro de leche. Dura cerca de una semana en el refrigerador. ¡Manos a la obra!


Leche de soya casera
Ingredientes: 
1 taza de porotos de soya
Agua
Escencia de vainilla, palitos de canela, clavos de olor o lo que prefieras para darle sabor
Azúcar
Juguera
Un paño de cocina viejo

Preparación:

En un recipiente, lava bien los porotos y amásalos para que suelten la piel (o si no tu leche quedará con demasiado gusto a poroto). Enjuágalos varias veces para que boten la mayor cantidad de piel posible, aunque nunca la vas a poder sacar toda. Remoja los porotos en agua por alrededor de 8 horas (o lo que se demoren en ablandar). Por lo general, los dejo de un día para otro. Cuando estén blandos, enjuágalos, cuélalos y ponlos en el microondas por 2 minutos. Esto es para sacarles el sabor a poroto. Luego, ponlos en una juguera y agrega un litro de agua. Licúalos a máxima potencia para que se muelan bien. Debe quedar con consistencia de batido espeso. Después, cuela esto con un paño para separar la pulpa de la leche. Acá vas a necesitar fuerza para apretar bien el paño y sacar la mayor cantidad de leche posible. La pulpa (“okara”) la puedes guardar para preparar hamburguesas de soya . Pon la leche en una olla y agrega azúcar a gusto y vainilla, canela o clavos de olor (en lo personal, me gusta con canela y vainilla). Tapa la olla y cocina a fuego lento, revolviendo de vez en cuando para que no se pegue (es necesario cocerla porque de lo contrario tendríamos “jugo de poroto” crudo y nos podríamos enfermar). Una vez que empiece a hervir, cocinar por 5 minutos, revolviendo para que no se pegue. Vuelve a filtrar la leche con un paño limpio para sacar las impurezas que puedan haber quedado. Deja enfriar y tu leche de soya casera está lista para que la disfrutes.

¡Bienvenidos!

Hola amigos:
Siempre me ha apasionado la cocina y es una de las cosas que me ayudan a relajarme después de un día estresante. Encuentro que no hay nada mejor que poner buena música y cocinar. He sido vegetariana desde hace 16 años porque nunca me agradó el sabor de la carne y por el gran amor que siento hacia los animales (tengo 3 perros a los que adoro con mi vida). Aproximadamente dos años y medio atrás decidí ir más lejos y sacar de mi alimentación todos los productos derivados de animales: osea, soy vegana. 
La primera pregunta que me hacen las personas al saber esto es: “¿pero qué comes?” También me he encontrado con varias personas a las que les encantaría volverse veganos, pero no se les ocurre qué ni cómo cocinar y piensan que un vegano come cosas fomes o poco nutritivas (otra típica pregunta: “¿de dónde sacas la proteína?”). Es por eso que después de posponer esto por más de un año, finalmente me decidí a comenzar este blog para compartir recetas y datos, y así mostrarles que sí es posible ser vegano y comer rico y nutritivo (aunque también otras veces no tan nutritivo =D). Hay muchos ingredientes de origen animal que pueden ser reemplazados por uno de origen vegetal. Solo hay que dedicar un poco de tiempo y tener ganas de aprender a disfrutar de comidas ricas, pero que no impliquen el sufrimiento de ningún ser vivo. ¡Bienvenidos al rincón vegano! Espero les sea útil y entretenido. 🙂
Cris